Olazábal, el caballero del golf (por Xabi Alonso)

Txema Olazábal representa como nadie los valores que transmite el deporte del golf: la caballerosidad, la camaradería, la educación, el respeto por las normas y los rivales. Son valores que en él existen de manera muy natural. Tiene un carisma especial que hace que la gente que está a su alrededor se sienta a gusto. es capaz de aglutinar a todos, como en la gran remontada europea en la Ryder Cup. Como capitán, Txema simboliza el espíritu de equipo y, a la vez, el respeto y las buenas formas. Hoy vivimos en una sociedad de mucho ruido en la que la gente habla mucho, pero dice poco. Y Olazábal tiene ese carácter guipuzcoano que consiste en hacer más que en hablar y que tenga valor lo que decimos. Es un carácter muy nuestro, introvertido y reservado en la primera impresión, distante, pero que con el roce hace el cariño. Admiro a Txema. Para los guipuzcoanos esra un hito internacional que uno de los nuestros ganara una chaqueta verde del Masters. Es un campeón que se hace querer.

Txema Olazábal

Txema Olazábal

Fuente: El País Semanal.

Anuncios

“Eternamente Cristiano” (por Florentino Pérez)

Sus números van más allá de la lógica matemática. Sus goles se acumulan jornada a jornada con asombrosa naturalidad y se multiplican como si jugase aquellos campeonatos de antaño con marcadores que rebosaban plenitud. Cristiano pertenece a la estirpe de los jugadores eternos capaces de marcar épocas y destino. Su genética competitiva encaja a la perfección con la genética del Real Madrid, porque su ansia de victoria es insaciable. Para él nada es suficiente. Su voracidad no permite que haya tiempo ni para la comodidad, ni para el desaliente, y cada partido es un nuevo desafío que requiere de la máxima entrega. Valiente y directo con la pelota en cualquier lugar del terreno de juego, aunque sabe que las defensas le golpearán para intentar frenar su avance. Inconformista y con una altísima autoexigencia como base de su comportamiento, busca siempre la perfección porque solo así uno puede enfrentarse a aquello que para la mayoría es aparentemente imposible. En la conquista de la Liga de los récords, su talento fue, sencillamente, arrollador e imparable. En la Cibeles, durante la celebración del equipo, el gesto de Iker Casillas, junto a la diosa, abrazado al delantero fue todo un símbolo. El gran capitán le señaló ante el madridismo como el gran hacedor. Cristiano es un sueño para el Real Madrid y ha logrado seducir a un Bernabéu que le reconoce como suyo, con pasión y como inspiración. Pero su potencia va mucho más allá de los seguidores madridistas y son los aficionados del mundo entero quienes le señalan como uno de los más grandes. Para mí, el más grande.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Fuente: El País Semanal.