Sergio… y 10 años más (por Florentino Pérez)

Su gran aventura como profesional cumple una década. De Camas a la Castellana, donde se ha convertido en uno de los referentes de este Real Madrid del siglo XXI. Diez años de profesional podrían ser suficientes para poder definir completamente la carrera de un jugador, pero en el caso de Sergio uno tiene la sensación de que estamos ante un nuevo punto de partida. Y es así por su juventud, por su fuerza, por sus deseos de victoria y porque su carácter no le permite poner pausa a su afán por mejorar cada día.

Florentino Pérez y Sergio Ramos

Florentino Pérez y Sergio Ramos

Diez años de futbol de altísimo nivel y, de ellos, nueve vestido con la camiseta del Real Madrid. No es fácil llegar hasta aquí. No es fácil poder jugar en el Santiago Bernabéu y, sobre todo, no es nada sencillo formar parte de la leyenda y de una historia blanca donde la exigencia total es la normalidad.

Sergio se ha convertido en uno de esos futbolistas determinantes en un equipo porque su personalidad poderosa en los terrenos de juego ofrece esa combinación de entrega, verdad y talento que tanto seduce al madridismo. Él es un defensa diferente, con técnica, con valor, y por eso nuestros aficionados lo hicieron suyo muy pronto.

Sergio llegó a esta casa cuando tenía solo 19 años y para muchos aquel fichaje era una osadía, porque se trataba de un futbolista extremadamente joven, sin grandes dosis de experiencia y que apenas había jugado en la máxima competición. Apostamos entonces por lo que algunos consideraban una locura y aquello se convirtió en una bendita locura, porque ha respondido con su excelente trabajo a las grandes esperanzas que habíamos depositado en él.

Soñaba con formar parte del mejor club del mundo y con ser importante en la historia del Madrid. Llegó y lo hizo porque su obsesión era triunfar con este escudo y ser uno de sus capitanes, y de sus líderes. Su carácter está tallado de energía, de pasión por la pelota, de ansias de triunfo, de honestidad y de hambre de fútbol. De ese deseo que se desata cuando busca desesperadamente el gol con la cabeza en el área contraria rodeado de adversarios.

Sergio no tardó en descubrir cuáles son las señas de identidad de un Club nacido para afrontar lo imposible y donde no se acepta la palabra rendición. Él se adaptó con naturalidad a ese modelo-Real Madrid que siempre te exige y desde ahí ha forjado un palmarés de dimensiones extraordinarias. Estamos ante todo un campeón del mundo que no ha perdido ni su espontaneidad, ni su sonrisa. Sergio pasea por la cumbre pero sigue siendo ese chaval cercano, familiar, solidario, cariñoso y ese enorme jugador que ha interiorizado a la perfección los valores y los principios que han construido la grandeza del Real Madrid.

En el campo se ha ganado el respeto de sus rivales y la complicidad de sus compañeros, porque en su comportamiento siempre hallaremos nobleza, valentía, esfuerzo y sinceridad. La gente del fútbol lo sabe y por eso los aficionados le quieren.

Su trayectoria como profesional comenzó hace diez años y si él quisiera podría seguir otros diez años más al máximo nivel. El Real Madrid se ha convertido en su casa. Y, sin duda, ahora, acompañado por ese corazón enorme que posee, tiene motivos más que sobrados para celebrar con los suyos que un buen número de sus grandes sueños han sido cumplidos. Aunque, como él sabe perfectamente, en este Club nunca ninguna victoria es suficiente. Para Sergio, el mejor defensa del mundo, esto no ha hecho más que empezar.

Fuente: Marca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s