E una obsesione, e antimadridismo…

Carlos Martínez, narrador de Canal +, califica de niñato a Isco tras una entrada del malagueño sobre Gabi en el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. En una situación similar, Luis Milla, comentarista de Canal + Liga, justifica una agresión de Emiliano Velázquez sobre Gareth Bale en la visita de los blancos a Getafe. E una obsesione, e antimadridismo…

Segurola vs Diego López

Rubén Uría (@rubenuria) renueva su discurso

Real Madrid – Atlético de Madrid (Ida Supercopa de España) 

 

Real Madrid – Barcelona (Ida cuartos de final de la Copa del Rey) 

Xabi Alonso (por Emilia Landaluce)

Decir que el rey está desnudo no es fácil. El jugador del Madrid se atrevió a criticar la actitud de la selección, responsabilidad del cuerpo técnico liderado por el marqués. Sus palabras han desatado cierta ira: “No hemos sabido mantener ese hambre, esa ambición. No estábamos preparados y físicamente hemos llegado también muy justos”. Fíjense en el tiempo verbal que utiliza: primera persona del plural; luego asume también su pésima actuación. Alonso, claro, ya ha deslizado que dejará la selección después del partido de trámite con Australia. Hace bien. Es mejor retirarse como la Garbo que caer en el patetismo. Ahora, los voceros le recriminarán los anuncios que ha hecho y hasta ese traje que llevaba cuando saltó al césped en la final de la Champions para abrazar a Ramos. Desde luego, mi madre, y cualquier madre, preferiría un yerno como él. Por cierto, ¿vuelve a estar vacante el título de yerno de España?

Xabi Alonso

Xabi Alonso

Fuente: ABC

La doble moral de Santiago Segurola

CRÓNICA DEL ELCHE 1-2 REAL MADRID (MARCA – 26 de SEPTIEMBRE de 2013)

Cristiano Ronaldo ganó un partido sufridísimo para el Madrid, pero el protagonismo correspondió a Muñiz, árbitro habitual en las crónicas de sucesos del fútbol español. Decretó penalti en una jugada donde se agarraba todo el mundo, sobrepasado el tiempo que se había añadido, después de varias decisiones conflictivas, especialmente un derribo de Sergio Ramos a Coro que Muñiz consideró indigno de una segunda amonestación. El hombre es temido en todos los campos de España, uno de esos árbitros que confunden a todo el mundo. Cristiano transformó el penalti en medio de la escandalera, marcó su segundo gol y dio la victoria a un espectral Real Madrid. Pasó por Elche y no dejó nada para el recuerdo.

CRÓNICA DEL CHELSEA 1-1 BARCELONA (MARCA – 7 de MAYO de 2009)

Seguramente no fue el mejor partido del conjunto de Guardiola, pero pocos equipos han merecido tanto un golpe de fortuna, algo parecido a la justicia, si eso es posible en un deporte tan impredecible. Si algo dice este partido, es que el Barça también funciona contra los elementos.

Tuvo todo en contra: las ausencias de sus centrales titulares, el golazo de Essien, la expulsión de Abidal y la respuesta marcial de un adversario que tiró del catenaccio durante toda la eliminatoria. Es cierto que el Chelsea tuvo un par de excelentes oportunidades, pero no se podía esperar otra cosa de un partido que favoreció todos los planes de Hiddink.

El conjunto de Guardiola se quejó de las innumerables faltas que cometió el Chelsea con el consentimiento del árbitro, de las pérdidas constante de tiempo, de la injusta expulsión de Abidal. Nadie se puede quejar de la fantástica actuación de Víctor Valdés, rápido y ágil en todas las situaciones límite.

Santiago Segurola, Premio Vázquez Montalbán

Santiago Segurola, Premio Vázquez Montalbán

Santiago Segurola, Premio Vázquez Montalbán (click aquí)

Juegos de la edad tardía (por @manueljabois)

Un contratiempo familiar me sacó del bar y tuve que ver la primera parte en el ordenador (hubo un momento en que el locutor dijo «roja directa» y pegué un respingo en la silla, cambiando rápidamente de pestaña). El caso es que en la web me aparecía, al lado del partido, el culo de una señorita que anunciaba un teléfono o algo. Esa fue la primera parte del Madrid: un culo precioso muy lejos del Bernabéu. Mi mirada vagaba de ese culo al campo cada vez con más pereza hasta quedarme definitivamente fuera del partido. Otro culo, ya en la segunda parte, de vuelta a la barra, me sacó del ensimismamiento: el culo de Isco.

Francisco Román Alarcón Suárez

Francisco Román Alarcón Suárez

Isco tiene físico de jugador del Barça salvo el culo, que es algo muy madridista: esos culos no se fabrican en La Masía. Es un culo que también echó Pipita en sus últimos años de tal manera que al final, por la pereza de regatear, se abría paso entre los defensas a culazos, como doña Rosa en el café de La Colmena. El sistema nervioso de Isco pasa entero por ahí y convierte su centro de gravedad en una bomba de relojería. Isco con el balón es un tic tac continuo porque parece que juega sentado. Hubo un momento del partido en que dejó un pase primoroso de espaldas que a todos nos devolvió la imagen pálida de Zidane.Sin embargo el equilibrio de Zidane era cosa de magia, por eso seducía hasta cuando se le iba cayendo el pelo en el campo como en un otoño eterno; el equilibrio de Isco, casi antinatural,es producto de su culo, que mantiene rígido el eje mientras estira a placer las piernas. A mí es un jugador que me tiene enamorado desde que se presentó en Madrid con su perro Messi. Así lo imagino en el Retiro:

–Perdone, ¿ha visto usted a Messi?

–Váyase para cama, desgraciado.

El partido de ayer también fue de Illarra, que ya en Villarramendi se puso a ordenarla casa con un rictus que a mí me recordaba a Sabino Fernández Campo. A Illarra nos lo quisieron alejar por supuestas disidencias ideológicas. En el campo se mueve con el conservadurismo aristocrático con el que repartiría el juego José Luis de Vilallonga de haber conocido un balón. Su fichaje lo propició el presidente de la Real Sociedad, que llamó a Florentino angustiado para implorarle que no se lo llevase porque «la pasada temporada jugamos seis partidos sin él y perdimos cinco». «Pues me acabas de convencer. No voy a arriesgarme a jugar 50 sin él y perder la mitad».

Pese a las dos últimas exhibiciones en el Madrid se asoma un síntoma inquietante: juega de maravilla con dos goles a favor. Hasta entonces hay un destensamiento tan propio que a veces conduce al pánico. Son partidos éstos en realidad que llevamos viendo veinte años, con esa apatía inservible que hace que el rival se lo crea un poco hasta que a veces, como pasó en El Madrigal, se lo crea del todo. Es tal el desasosiego que ayer empató Pepe en la misma portería en la que años atrás zapateaba a Casquero. Fue como ver a un padre con el jersey a los hombros llevar a sus hijos al parque donde una década antes se ponía las rayas. O la noche anterior, quién sabe. Pero bien es verdad que hace tiempo que Pepe no pega. Enfrentarse a Mou purificó su alma: vio la luz, se dejó crecer el pelo y ahora es otro, más tranquilo, como Noel Gallagher cada dos semanas.

Fuente: El Mundo